LARIOS 1866 70 cl

LARIOS 1866 70 cl

Empresa productora: Larios Pernod Ricard.
País: España
Licor: Brandy
Graduación (vol): 40%

46,70€

Añadir a la cesta

9 otros productos de la misma categoría:

Más

Las primeras exportaciones de brandy malagueño se sitúan en torno a 1875, por parte de  La Fundación de la Casa Jiménez & Lamothe. La elaboración y crianza de vinos finos (secos y dulces), que posteriormente fueron añejados, es el orígen de los brandies Príncipe y 1866.  Con el fin de producir vinos en La Mancha, la bodega malagueña establece una sucursal en la localidad manchega de Manzanares, cuyo objetivo era el de elaborar vinos como los que se elaboraban en las zonas francesas de Borgoña y Burdeos. Utilizando técnicas que se emplean en los vinos franceses, comienzan a producirse caldos tipo Chablis y Sauternes. Es en el año 1866 cuando se adquiere en La Mancha una destilería de aguardientes tipo Cognac y los aguardientes que allí se producían. Estos caldos eran exportados a Francia para hacer frente a un brote de filoxera que ponía en peligro la producción de vinos franceses. Con la compra de esta destilería y sus productos, la industria empieza a destilar al estilo de Cognac. Las destilerías de Málaga y Manzanares cuentan en este momento con 10 alambiques y un sistema Savalle que permite producir diariamente 70 a 80 hectolitros de alcohol rectificado destinado a los vinos finos y a la distribución entre los principales centros vinícolas del país. En 1891 sale al mercado el primer aguardiente tipo cognac procedente de las instalaciones de Málaga, bajo la marca de Jiménez & Lamothe. La denominación del Brandy 1866 se cree tiene origen en que los aguardientes más añejos adquiridos para por Jimenez & Lamothe datan de esa fecha. En 1916 la empresa pasa a denominarse Larios & Compañía y en 1933 se convierte en Larios SA. En 1998 la compañia Larios es adquirida por Pernod Ricard. Su increible color ámbar con ribetes verdosos, su olor a madera, vainilla y frutos secos nos invita a saborear el brandy 1866, clásico, limpio y agradable. Buena entrada y paso de boca, dejando un sabor amplio, dulce y suave. Redondo, de extraordinaria retronasal, persistencia, larga, suave y agradable.  Madera noble, cetónicos con tonos de aldehídos muy interesantes, vainilla, alcohol bien integrado, frutosidad compleja (frutos secos y pasificados). Se recomienda su consumo solo y en copa de cristal fino, preferiblemente de ballon mediana, para no destruir sus aromas y sabores. 1866 es un brandy de alta gama elaborado en alambiques de doble destilación, según el proceso de criaderas y soleras. Ideal para la sobremesa.