El Carajillo 70 cl

El Carajillo 70 cl

Carajillo es una bebida innovadora y pionera en el mundo que, con una graduación de 17º , con base de Ron. El agradable y suave sabor de Carajillo es acompañado con una serie de aromas y sabores de canela, vainilla, cítricos y con matices dulces acentuados por la técnica del “quemadito”. Un sabor que no deja indiferente a nadie.

30 otros productos de la misma categoría:

Más

CARAJILLO nace en 2012 como un proyecto de dos emprendedores que desde el principio tuvieron la visión de compartir con el resto del mundo aquel sabor tan autentico que era el de la bebida que se consumía tradicionalmente en su tierra, Castellón.

Con la intención de preservar la calidad del producto, actualmente es una marca registrada y patentada, cuya fórmula ha sido elaborada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Csic) de Valencia y el Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA) de Paterna.

A nivel nacional la marca CARAJILLO está presente en muchos establecimientos hosteleros, en los mejores locales de ocio nocturno y en la mayoría de los supermercados y grandes superficies. Además, todos los grandes distribuidores de licores españoles tienen stock de producto para poder suministrarlo a sus clientes.

Paralelamente a esta tarea en nuestro país, también se están firmando acuerdos a nivel internacional para comercializar CARAJILLO en países europeos, de América latina y Asia.

Todo esto ha sido posible gracias a nuestro equipo comercial, que ha basado el éxito de su trabajo en una relación directa con el cliente, para conseguir un servicio personalizado y de máxima satisfacción.

Pero lo mejor de todo es que esto, solo acaba de empezar…

A finales de la Guerra de Independencia de Cuba (1895-1898) los soldados españoles que luchaban en las trincheras, para no dormirse y luchar con valentía en la batalla tomaban un combinado que previamente habían preparado.

Para su elaboración calentaban y quemaban en unos calderos ron (de la isla) o brandy (traído desde España) para mezclarlo con café, removerlo y rellenar sus cantimploras con esta mezcla.

Posteriormente, a su regreso a España, aquellos soldados originarios de la zona del Maestrazgo la siguieron consumiendo.